¡Cumpleaños de Ana y nuevo outtake de 50 Sombras de Grey!

¡Hoy es el cumpleaños de nuestra querida Anastasia Rose Steele!

ESTA

Para celebrarlo, E.L James ha compartido con nosotros un nuevo outtake.

11942233_910864098987924_2633080541201565534_o

Traducción:

Ana echó un vistazo a su reloj; tenía media hora antes de que Christian la esperase en casa. Quizás debería ir temprano a casa. No…Hazle esperar. Sonrió, sacó un manuscrito al azar de la pila que tenía por revisar, y empezó a leer:

Fue la lengua de la chica lo que le llamó la atención al principio. Era pequeña y rosa, y lamía desesperadamente el helado derretido que goteaba en pequeños riachuelos por el cono de galleta. Ella intentaba dar pequeños y delicados lametones, moviendo su lengua rápidamente entre y por sus dedos, pero luchaba en una batalla perdida. Entonces, en un único y largo movimiento deslizó su lengua hacia arriba a lo largo del cono pasando sobre sus dedos.

Joder. El cuerpo de él se tensó inesperadamente. Frunció el ceño y se movió incómodo en su taburete. Intentó mirar hacia otro lado, y bajó la mirada a su tibio café. Pero el deleite infantil en la cara de ella, sus brillantes ojos oscuros, y la forma en la que la última brisa de verano jugaba con su largo y castaño cabello le llevaron instantáneamente a volver a mirarla fijamente a través de la ventana de la cafetería.

Los ojos de la chica se movieron rápidamente por el muelle para comprobar que nadie estaba mirando. Era una tarde agradable de septiembre; un viernes, y no había demasiada gente alrededor. Mordió la punta del cono, envolvió sus labios alrededor, y succionó. Succionó con fuerza, y la vainilla desapareció en el pequeño vórtice que creó.

El mundo de él se congeló. Los pocos turistas que pululaban desaparecieron, y como el helado, fue succionado por el vórtice, en su hechizo. Su cuerpo se agitó una vez más.

Ella levantó la cabeza consciente de repente de que alguien la estaba observando, y sus ojos se encontraron a través del cristal; verde contra marrón. Ladeó su cabeza hacia un lado y le miró fijamente con atrevimiento. El quería apartar la mirada pero estaba atrapado – pillado mirándola boquiabierto, como un adolescente hambriento. Sí. Eso era lo que estaba haciendo. Mirándola boquiabierto.

¿Disfrutando del espectáculo?” le gritó ella. No podía decir si estaba enfadada, encantada o molesta. Quería gritarle como respuesta, Tanto como tú estás disfrutando del helado, pero no lo hizo. Había una pareja de ancianos a su lado, disfrutando de un tranquilo té con pastas de media tarde, y no quería molestarles. Y, por supuesto, era tímido.

Ella ladeó su cabeza hacia el otro lado. “¿Y bien?” dijo en voz alta.

Él se encogió de hombros, avergonzado. ¿Es que no tenía vergüenza de gritarle a un completo desconocido cuando otras personas podían oírla?

Dio un par de pasos hacia él, toda ella piernas largas y una falda corta veraniega, y le miró fijamente bajo sus largas pestañas. Vació el interior del cono con esa pequeña, rosa lengua y volvió a chupar el final de éste, de nuevo. Él estaba fascinado. Vestida con una camiseta blanca ajustada, una minifalda vaquera, y manoletinas, era delgada pero bien proporcionada – muy bien proporcionada. Se removió una vez más en su asiento. Ella acabó con el resto del cono, pero una última gota de helado se escapó, deslizándose de su mano a su muñeca. Sin apartar sus ojos de los de él la lamió, besando la punta de cada dedo cuando terminó. Él reprimió un gemido. Usando la misma mano le saludó fugazmente.

Inconscientemente, él saludó de vuelta, después frunció el ceño y bajó su brazo. Ella echó la cabeza hacia atrás y se rió. ¿De él? ¿Con él? No lo sabía, pero su risa era contagiosa, y sonrió. Ella se río, y por alguna razón palmeó sus manos, y se dirigió a la puerta de la cafetería.

Mierda. Viene hacia aquí. Un instante después estaba de pie frente a él, con sus mejillas ruborizadas y sonrosadas – ¿Por vergüenza? ¿Por excitación? Él no lo sabía. Era más guapa y mayor de lo que había pensado.

-“Hola”, dijo ella, extendiendo lo que él sabía que debía ser una mano pegajosa. Sintió un espasmo cuando pensó en su hijo pequeño.

-“Hola”, respondió él. Tomando su mano, la estrechó educadamente

-“¿Eres yanqui?

-“Soy americano, sí”.

-“¿Un café por mi pequeña exhibición?

Estaba impresionado. Sentado e impresionado.

-“Claro”.

Levantó su mano y la joven y aburrida camarera regresó.

-“Dos cafés, por favor”, dijo.

-“Un Cappuccino y un café americano” La Señorita Helado le interrumpió, sonriéndole con superioridad. La camarera la observó vagamente con desagrado y caminó de vuelta al mostrador.

-“Bueno, ¿qué está haciendo un atractivo americano en el muelle de Southwold (localidad inglesa situada en la costa del Mar del Norte) en mitad de la tarde?

¿Atractivo? Las palabras golpearon su frágil ego.

-“Negocios, sobre todo”.

-“Parece que has estado pescando”. Su tono era juguetón.

-“Hoy, pescar. Por favor, toma asiento”. Pensó que era extraño cómo se había adelantado para presentarse a sí misma e insistir con el café y ahora se inlcinaba a su lado esperando una invitación para sentarse.

Se sentó en el taburete de al lado y él pudo examinar su encantadora cara. Tenía veintipocos años, no era la adolescente que pensó en un principio. Su conciencia y su líbido respiraron un poco más fácilmente, pero aún así era muy joven. ¿Muy joven para qué?

-“¿Qué haces cuando no estás pescando?” preguntó, sus oscuros ojos chispearon con curiosidad mientras jugueteaba con la cadena que rodeaba su cuello.

-“Miro a mujeres jóvenes comer helado”.

Ella arqueó su ceja.

-“Haces que suene sucio”.

La cara de él se alarmó. ¿Qué se le habría pasado por la mente para decir eso? Quizás el modo en que la punta de la lengua de ella recorrió la boca mientras humedecía su labio superior. Eso le hizo revolverse otra vez. Se sonrojó una vez más, avergonzado por la reacción de su cuerpo. ¿Qué tengo, catorce años?

-“¿Hago que suene sucio?” dijo, su voz sonó ronca.

-“Sí. ¿Fue por mi técnica?

Parpadeó varias veces. Ella estaba flirteando con él. ¡Flirteando!

-“Me gusta lo de chupar” contestó él, sorprendido por la facilidad con la que le había contestado a su broma.

-“A todo el mundo le gusta lo de chupar”, repondió ella sonriendo.

-“¿Cómo podría no gustarles?” ¿Cómo demonios se había convertido tan rápidamente esta conversación en algo sucio?

-“Pareces un hombre solo”.

¿Tan obvio era?

-“Viajo solo”, dijo él.

Ella se inclinó hacia delante y ojeó alrededor con complicidad antes de mirarle a los ojos. La respiración de él se atascó en su garganta por su proximidad.

-“Bien. Porque también pareces un hombre necesitado de un buen polvo”.

El tiempo se paró… ¿La había oído bien? ¿Había dicho “polvo”?

-“¿Disculpe señorita?

-“Ya me has oído”. Sonrió ella.

La miró embobado, sin palabras. Todas las ideas preconcebidas que había tenido de su inocencia e ingenuidad yacían desplomadas a sus pies.

-“Vamos, olvida el café”, susurró. “Follar es mejor que pescar, y parece que lo necesitas tanto como yo. Hoy es tu día de suerte”.

El teléfono de Ana vibró en su escritorio, interrumpiendo su lectura. Era un mensaje de Christian.

Ven a casa. Ahora.
Tengo tu regalo de cumpleaños preparado.
Esto no es una petición. 

Ana sonrió, un delicioso escalofrío recorrió su columna vertebral, y escribió en respuesta.

Voy de camino, Sr.Grey.

 

E. L. James ha aclarado vía twitter que el fragmento de la novela que lee Ana y que aparece en este texto NO corresponde al nuevo libro que está escribiendo:

EL James respuesta texto cumple Ana

Traducción:

Pregunta: El texto que Ana está leyendo ¿Es de tu próximo libro? Quiero decir, ¿del que estás ecribiendo?

E.L. James: no, estoy escribiendo otra cosa. Esto es de algo que es posible que escriba en el futuro.

 

¿Qué os parece este nuevo fragmento?

Este post pertenece a la web http://50sombrasspain.com. Si lo estás leyendo en otra ubicación es porque el contenido está siendo utilizado sin permiso por otra web/blog. Por favor, visita mi blog para leer contenidos originales sobre 50 Sombras de Grey y evita las webs con contenidos robados. This post belongs to the website  http://50sombrasspain.comIn case you are reading this post in some other web/blog is because they are using my contents without my permission. Please, visit my blog to find original contents about Fifty Shades of Grey and I request you to avoid webs with stolen contents.

Laters, Baby!

There are 7 comments

  1. Andrea

    Wow!! Me encantan los regalos de Erika, la historia estaba buenísima y súper atrevida. Y bueno por lo que veo aún después de casados Grey sigue siendo el amo mandón de siempre. Y sí chicas, acuerdo con uds en que la escritura de Erika ha mejorado montones…

  2. Yolanda

    Me gusta que Erika siga teniendo estos detalles anualmente con sus fans… Es cosa mia o el estilo de escritura es diferente? Me ha gustado mucho, no me ha resultado tan repetitivo como en otras ocasiones…

    1. Dania

      Erika ha mejorado en la forma de escribir (ya no es tan repetitiva con en los 3 primeros libros) y tambien en la forma de contar la historia, al parecer se instruyo para mejorar en sus siguientes libros, una prueba de su mejoría es Grey.

  3. Sandra

    Gracias por la traducción chicas!!
    Me encantan los detalles de Erika en los cumpleaños d Christian y Ana, sobre todo cuando vienen en forma de libro ;-), pero en este me ha faltado más de ellos. No está mal la historia, pero me ha dejado con ganas de conocer más sobre ese regalo…por lo que escribe el Amo suena a que el cuarto rojo tendría algo que ver…
    También se me ocurrió que podía ser parte de lo que sea que esté escribiendo Erika, pero si ya lo ha desmentido queda claro el tema.
    Besos!!

  4. Pilar

    Guauuu!!!…menudo manuscrito!!. Quiero (y deseo) creer que lo que está escribiendo ahora es la segunda parte de Grey… y que cuando quiera dejar el mundo “50 sombras” de lado pueda intercalar este pequeño relato en alguna historia que ya esté rondando por su cabeza. Claro que todo esto son imaginaciones mías que sólo tendrán respuesta con el paso del tiempo. Ayyyy chicas, se me han puesto los pelos como escarpias!!

    1. 50SombrasSpain

      Hola, Pilar. Desgraciadamente E.L. James ha dicho que ahora está escribiendo otra novela y que no cree que escriba la segunda parte de Grey al menos hasta que termine el rodaje de la película.

Post Your Thoughts